viernes, 6 de mayo de 2011

Un viernes en espera

“¡Por fin es viernes!” estarán pensando a estas horas los oficinistas, esa masa de administrativos que no trabajan festivos ni fines de semana, recreando en su mente los dos días de ocio que les esperan. Para mí, en cambio, viernes de semana larga no es sino el prólogo a tres noches seguidas de guardia que acabarán el lunes a las 08:00.

Este viernes, además, la vida (o Murphy, yo creo mucho en Murphy) se empeña en mantenerme en una especie de irritante stand-by. “¿Qué estás haciendo hoy?” me podría preguntar alguien. Respuesta clara: Esperar.

Espero que la operación de Irma, hermana de Elma, vaya bien. Hoy viernes, a estas horas, mientras escribo estas líneas, le están retirando la bolsa de colostomía y reconstruyendo el intestino.

Espero, sobre todo, que Irma esté realmente limpia tras las duras sesiones de quimioterapia y radioterapia. Espero que la desgracia del padre de Irma y Elma, a quien se le recidivó el cáncer apenas medio año después de finalizar el tratamiento inicial, no se repita.

Espero, a otro nivel, por supuesto, que a Elma se le pase de una vez la conjuntivitis que la lleva fastidiando unos días, resistiendo con numantino empeño la acción de cuantos colirios antibióticos hay en el mercado.

Espero que logremos vencer las múltiples dificultades surgidas y podamos viajar la semana que viene a Galicia, al pueblo de Elma, para asistir al bautizo de su sobrino-nieto, Eurico, tal como está previsto. Que con todo lo que ha pasado y los bastones que nos está poniendo el destino en las ruedas, sinceramente no lo sé.

Espero que de una vez en mi empresa se decidan a organizar racionalmente las sustituciones de bajas y vacaciones, y espero que cubran el puesto vacante en el equipo tras la extraña huída de Sacha, y, ya puestos a pedir, que lo cubran antes de verano y no después, como parece que piensan hacer. Que sí, que en verano hay menos trabajo, claro, pero también hay menos gente para hacerlo, ¿O es que nunca habéis oído hablar de las vacaciones…?

Espero que acabe de una vez el culebrón de la fachada del edificio donde vive Elma, que se aclare por fin la cuantía y forma de pago, y que cerremos este capítulo que tantos sinsabores nos ha dado. Siendo un problema menor, provoca en Elma un estado de nervios que no es nada bueno para ella.

Espero, en fin, tantas cosas… Quien espera, desespera, decían.

Yo aún no. Por raro que sea en un pesimista patológico como soy, aún no desespero, creo que todos o la mayoría de temas pendientes se resolverán positivamente. A ver si no tengo que corregir a la baja mis previsiones…

11 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Los pesimistas patológicos no existimos, Jan Berg. Existimos los realistas XD. Yo lo que espero es que todo lo que has comentado os salga muy bien, sobre todo los temas de salud de Elma e Irma.

Lola dijo...

Hola Jan.. quizás esa espera sea simbolo de que todo lo que está por venir será bueno. espero que la salud de tu cuñada mejore, que los ojitos de Elma se desinfecten, que la fachada se termine y por sobretodo que Seas Felíz.
Besos desde Córdoba, Argentina

Madame Milagros dijo...

Una pregunta, Elma también es pesimista???
Cuando a mi padre le salgo con mucho pesimismo, siempre se enoja y me dice que si ya veo las cosas mal así me saldrán. Y así empezamos a pelear jaaa... pero sabes en parte el pesimismo hace tanto daño, hace tiempo que no lo llevo conmigo, y sinceramente vivo más feliz...pese a los problemas, pese a lo que se presente...
Trata Jan, trata de verlo por el lado amable como diría el buen chavo del ocho...
besos y abrazos Jan, que todo salga como esperas... nos estamos leyendo.

pseudosocióloga dijo...

Esperemos con esperanza....que si no todo, todo no se puede tener; casi todo se resuelva favorablemente.
Por cierto, pregúntale a Patito si No y yo podemos acudir también a su dirección nueva, gracias.

Alondra dijo...

¡Hola! hacía días que no pasaba por las ventanas de mis amigos de palabras y se acumuló la lectura.
Me encanta tu forma de escribir, te aseguro que sentía la angustia de la mujer que temía perder el último autobús...
Espero que lo malo se vaya suavizando, en Galicia dicen "nunca choveu que non escampara" (nunca llovió tanto que no parara) por cierto tenemos una primavera muy bonita y es un buen mes para los bautizos.
Que el fin de semana te sea llevadero. Un abrazo

la MaLquEridA dijo...

Yo creo que todo se resolverá tarde que temprano eso es seguro no más no desesperes y no, no eres pesimista eres realista como alguien dijo arriba.


Un abrazo Jan y que todas las enfermedades se alejen de la familia.

Lakacerola dijo...

Ya verás como las cosas se arreglan. ¿Quieres un topicazo? La muerte es lo único que no tiene arreglo o como dice por ahí un proverbio..si las cosas no tienen arreglo ¿para qué preocuparse? y si tienen arreglo ¿para qué preocuparse también?
Un abrazo.

Co dijo...

Claro que si, Jan! Todo va a salir bien y se va a resolver! Estoy segura de eso, pero como dice el dicho....piano piano, va lontano!
Asique, paciencia, mucha paciencia!

Besos

DarkSoul dijo...

Aquí doña pesimista te dice que... me da la sensación de que todo lo que esperas saldrá bien. Será que me caes bien y es lo que te deseo de corazón pero sé que será así.
Ánimo Jan, todo saldrá bien.

cactus girl dijo...

Quien espera desespera, pero con paciencia, todo se arregla..

Ya verás..

Puedo prometer y prometo que no habrá más dolores en tu vida...(como dice una marca de camisetas que hay por ahí)

Maria dijo...

Saldrá bien. Ya verás. Sobre todo, lo de Irma y lo de su padre. Y, por supuesto, lo de la conjuntivitis! ´

Aunque... lo de la organización racional de las vacaciones... no séeee... racional y empresa no son dos palabras que suelan ir juntas ;)

Un abrazo