lunes, 23 de mayo de 2011

De elecciones y reflexiones

He leído un comentario en cierto blog que me ha parecido la mejor y más acertada (También la más ácida, pero me gusta...) reflexión sobre la jornada electoral.

Por eso, contra mi costumbre, “fusilo” el comentario y publico un texto ajeno. Los protagonistas son una madre de casi cuarenta años y su hijo de seis.

“La única razón que encontré para ir hoy a votar fue educar a mi hijo, que descubriese por sí mismo la democracia, así que, como de todas formas ninguna de las opciones me convencía, y por mí misma no hubiera votado a nadie, le dije que le prestaba mi voto, que introduciría en la urna la papeleta que él quisiera... Pues bien, el enano cabrón me ha hecho votar a CiU, porque el pasado martes, al pasar delante de su caseta, le regalaron un globo con una sonrisa pintada... ¡Seis añitos y ya ha aprendido a vender su voto! Mi niño promete...”

Como en el viejo anuncio de Conservas Miau que con frecuencia cito, no tengo nada más que añadir.

10 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Por desgracia, el comportamiento de ese niño no se diferencia del de muchos adultos: votan al candidato con una campaña más espectacular e impactante, o al que nos promete regalitos más golosos.

pseudosocióloga dijo...

Pues, curiosamente, mi churumbel(de cinco recién cumplidos)me dijo:-yo creo que deberías votar a C.I.U y cuando yo le pregunté que porqué me contestó:-A L. le conocemos(es una población de 16000 hab.)y tiene pelo, J.(el candidato del P.S.O.E.)es calvo.
Así que la imagen también cuenta.
Y eso que su madre apunta para calva.

Condesa Bathory dijo...

Lo peor es como bien dice La Doctora Anchoa, que muchos adultos se guian por el candidato que ofrece más "chuches" eso es lo verdaderamente penoso.
Un saludo.

Lola dijo...

Y yo que pensé que sólo pasaba en Argentina!! La verdad es que no sé si eso me alegra o me entristece. Me doy cuenta que el Resto del Mundo también está podrido.
Acá no sólo es un globo, es un colchón, una asignación familiar, $100 por ir a una manifestación a favor de la presidenta, y la lista es inmumerable.
Lo que peor me pone es que nadie a pesar de la disconformidad hace absolutamente nada, así que hermanos espeñoles: Estopy muy ORGULLOSA de ustedes y sigan adelante

Andri Alba dijo...

Una látima que la tradicional venta siga existiendo y que nos sigamos vendiendo, es que hay cosa que no cambian y, recuerda. No cambies lo que da resultado.

Un abrazo fuerte y gracias por seguir.

Andri

Ps: Me gusta tu blog.

EriKa dijo...

¡Que gracia..! desde luego los niños no se complican la vida.

Besitos.

Babilonio dijo...

Muy bueno, que un niño vende a su padre por un paquete de chuches es normal, que un adulto lo haga no.

Lo dicho muy buena la entrada, los niños son la sal de la vida.

Saludos.

juan andrés estrelles dijo...

“Fusilado o editado”, es un post muy bueno si señor. Por desgracia también refleja –como también apuntan otros comentarios- una realidad dolorosa. Los partidos son capaces de cualquier cosa con tal de arrancar un voto. Seguro que algún sesudo analista ya tiene cuantificada la eficacia de las “campañas” dirigidas a camelar a los niños de los votantes. Nunca se debe dejar pasar la oportunidad de rascar bola.

Madame Milagros dijo...

A mi sobrino le enseño a defender su forma de pensar, si él esta en contra pues que defienda su oposición, que defienda lo que él cree...

Muy a parte de comentar sobre tu post he venido solo para decirte QUE TENGAS FELIZ DÍA!! Ya se te quiere mucho… besos y abrazos Jan, nos estamos leyendo.

la MaLquEridA dijo...

Cuando sea grande hay que esperar que ese niño razone su voto.



Un abrazo.