miércoles, 5 de octubre de 2011

Sois todas unas zorras

Yo soy un hombre, y por tanto tu amo y señor, a ver si te entra en tu cabeza de chorlito, zorra, que no te enteras de nada, mujer tenías que ser. Soy el cabeza de familia, el macho, el ser superior. Puedo amenazarte impunemente, y decir en alto que te quiero ver muerta. Puedo vilipendiarte, rebajarte, atemorizarte y despreciarte. Puedo, cuando me venga en gana, llamarte zorra. Ya no es un insulto, así lo ha decidido el juez Juan del Olmo, de la Audiencia Provincial de Murcia, rebajando la condena de un año de cárcel a ocho días de localización permanente a un hombre ya condenado anteriormente por malos tratos que llamó zorra en público a su mujer y aseguró vehementemente al hijo de ambos que la vería en el cementerio en una caja de pino.
Te llamaré zorra, por tanto, cuantas veces quiera y me apetezca. Diré que me perteneces, que eres mía, que no tienes voluntad ni potestad. Diré que eres inferior, que tu lugar no está ocupando los trabajos que solo yo puedo ejercer, ni brillando más que yo en tu profesión o ganando más dinero del que yo aporto. Si es que ya se ve que eres inferior, que solo sirves para follar, parir y cuidar de mí y de los niños, como todas las mujeres. Si todo lo hacéis mal, sois estúpidas, inútiles e ignorantes. Solo se salvan las virtuosas, las que son sumisas, obedientes y calladas. Las que rinden su cuerpo sin rechistar al deseo masculino. Para lo que queramos. Cuando queramos. Por siempre nuestras.
Venga, hoy estoy animado, volveré a llamarte zorra, y lo gritaré bien alto para que todos lo sepan. Zorra. Así, escupiendo mi odio en cada letra. Sintiéndome poderoso en la rudeza indudablemente masculina de la doble erre. Zorra. Puta. Golfa. Ah, que bien me siento…
Lo que más me preocupa, con todo, de esta triste noticia que como antiguo profesional del Derecho y como hombre que se precia de serlo me produce una profunda vergüenza tanto propia como ajena es pensar en la cantidad de hombres que creerán a pies juntillas a raíz de esta sentencia que ese insulto no lo es. Cuantos creerán que, efectivamente, todas las mujeres son unas zorras.

12 comentarios:

Fiebre dijo...

Pues Jan, y perdóname..lo que más debería preocuparte (aparte del tema de zorra, que p´a mí lo lapiden) es que Del Olmo ha tenido varias sentencias como la del 11 M, el fiscal se ha "esmerado" en ponerlo a caldo y los medios de comunicación se han ocupado de juntar todas las sentencias a esta pobre mujer de varios juzgados.
Tú como profesional debes saber que se juzga un asunto que te viene de repente. AISLADO.

Estoy tan asqueada de la violencia de género como del uso arbitrario, político y aprovechado que hacen de ella los políticos de uno y otro lado para quitarse de en medio a gente.

Dan ganas de vomitar con toda la movida.

la MaLquEridA dijo...

Que pena que en estos tiempos modernos todavía se acepten estos hechos tan bochornosos, insultar y quedar impune no hace a un hombre ser hombre.

Maria dijo...

La noticia me ha indignado. Me preocupa tener un juez con esa mentalidad, con tan poco sentido de la justicia y que, además, no tenga ni idea (o al menos eso aparenta) del idioma oficial del país que paga su nómina. ¡Una vergüenza!

¡Muy bien escrito el post!

Celia dijo...

Es una vergüenza, Es indignante...

Doctora Anchoa dijo...

En serio, El Ese me lo explica pero no hay forma de que lo entienda, ¿por qué el señor juez ese sigue ejerciendo a fecha de hoy? ¿Cómo es posible que alguien siente este tipo de jurisprudencia y al día siguiente no esté en la cola del paro? Alucino.

pseudosocióloga dijo...

¿Y lo de los diez euros por patada?....sin comentarios.

Co dijo...

La verdad que indigna. Y mucho. Es increíble como puede haber gente tan retrógrada y misógina. Y un Juez que lo avale.

Madame Milagros dijo...

Lo que no sabe ese hombre es que puede morir envenenado. Quien prepara su comida?? es bien dicho la zorra... la zorra que se librará de este tipo energúmeno.
Yo asocio la palabra zorra a vivaz.. y no así a un término malo...
Hombres como él hay muchos en el mundo.. me he topado con muchos... con gusto te digo que los he pisoteado... no con insultos, ni con agresión física... Siempre tienen un punto débil... la mujer tiene la habilidad de encontrarlo..

besos y abrazos Jan, nos estamos leyendo.

Lakacerola dijo...

Digo yo que si entonces una mujer llama a un hombre mariposón, cornudo, gilip..., o algo así tampoco sería grave, son sencillamente adjetivos que denotan el natural legado cromosómico del macho ibérico desde siglos ancestrales.
A algunos jueces habría que quitarles el título.
Buen fin de semana.

Furia dijo...

Ay jan... pero lo justicia es así... yo dejé a mi ex maltratador, le denuncié y no dejaba de amenazarme así que volví a denunciar y cambié el móvil. Ahora amenaza a través del móvil de algunos familiares ¿Qué crees que me han dicho? lo sentimos... no puedes demostrar que es él porque la llamada es oculta y no te amenaza a ti si no a tus familiares... claro, claro, las amenazas no van para mí que va... Si no te dejan medio muerta te comes una mierda antes la justicia, sólo reaccionan cuando es tarde y estás en una caja de pino.

Jan Berg dijo...

En primer lugar, a todos, gracias por comentar.

Fiebre, querida, quiero hacer un aparte contigo. Y es que puedo estar de acuerdo con lo que dices, pero una cosa no quita la otra: Sí, efectivamente, a Del Olmo se le persigue hace tiempo, y sí, la violencia de género está mal, muy mal regulada en España. Pero eso no desvirtúa el hecho de que esta sentencia concreta es una MIERDA y que el argumento del magistrado de considerar "zorra" equivalente de "astuta" y por lo tanto no una expresion insultante, resulta un insulto a la inteligencia de la gente. A ver qué mujer a la que hayan llamado zorra ha pensado que la llamaban astuta...

Misaoshi dijo...

Sí que da vergüenza, sí...

Yo prefiero no pensar en estas cosas, me ponen demasiado de mal humor.