miércoles, 21 de septiembre de 2011

Empresa, trabajadores, despidos, (i)lógica, estrategia, planificación y perplejidad

En lo que llevamos de semana, la Dirección de mi empresa ha despedido a cuatro personas. Del Departamento de Servicios Generales, a una de las recepcionistas, de la que dicen que sufría una “evidente falta de motivación” (¿Esperaban que estuviera motivadísima para ser recepcionista?) y, de mi Departamento, al que llamaré para entendernos Plataforma Médica, a una Doctora que llevaba ya algunos años con nosotros (sin explicación alguna, nadie lo entiende), a un compañero de mi equipo espejo, es decir, el “otro” turno de Noche, un poco seco, sí, algo áspero, vale, pero vamos, que ni por asomo creo yo que mereciera el despido por eso, y a otra gestora, ésta del turno de Tarde, a la que han hecho la gran putada : Hace seis meses la “repescaron” de la empresa donde se había ido voluntariamente, convenciéndola de que volviera con nosotros mejorándole las condiciones que tenía allí, para acabar medio año después tirándola como un kleenex usado y con muy pocas expectativas de obtener algo del mismo nivel de lo que tenía.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar, dice el viejo y acertado adagio, y así estamos todos, temiéndonos lo peor. Nadie comprende lo ocurrido, esa ligereza con que se han desprendido de gente que llevaba tiempo en la empresa y haciendo más o menos bien su trabajo, y en cambio lo que les cuesta echar con cajas destempladas a tres o cuatro desaprensivos que, esos sí, merecen sobradamente el despido.

¿Y el Comité de Empresa? A por uvas en Fuenmayor... Bien de días llevan sin dar la cara.,,

¿Y los sindicatos? Buscando a los del Comité de Empresa, según parece. Tales para cuales.

Nuestros legales representantes como trabajadores ni están ni se les espera, y mejor así. Cuando están solo sirven para liarla.

Los planes de la Dirección, sus objetivos y estrategias, es decir, si han hecho lo que han hecho siguiendo un plan predeterminado a la búsqueda de un objetivo concreto, o no, sus planes, decía, son como la estrategia del Sr. Rajoy, presidente “in pectore” del gobierno a dos meses de las elecciones (Lo que me recuerda cierta edificante historia sobre vender la piel del oso antes de cazarlo, pero no es el momento...) para sacar España de la crisis: Todo el mundo supone (quiere suponer) que tiene alguna, pero nadie sabe cual es, nadie la ha visto ni oído, ni aún imaginado, más allá de seguir el camino ya emprendido por el gobierno socialista y dar tijeretazo a las cuentas públicas recortando todos los gastos prescindibles y buena parte de los imprescindibles. Igualmente nosotros suponemos que lo ocurrido tiene un sentido, que las decisiones de la Dirección responden a un plan, pero cual sea ese plan y adonde pretenden los jefes que tal plan les conduzca, es para los trabajadores, un misterio insondable. En fin, paciencia, o mejor aún, dicho en castizo, ajo y agua.

Os seguiré informando...

7 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Bufff, qué chungo. Ánimo y a intentar capear esto como se pueda.

juan andrés estrelles dijo...

Ciertamente es preocupante lo que nos cuentas. Todas las semanas oigo cosas por el estilo y la verdad no se como hay gente que ya ni se inmuta al escuchar estas historias. Es como rendirse y asumir que ahora eso es lo normal. Que es lo que toca y no hay más de que hablar. Coincido contigo en que mejor que sindicatos comités y demás chupópteros por el estilo no hagan acto de presencia bastante mal esta ya la cosa. Eso si de que se estén recortando gastos prescindibles ya no estaría tan seguro. Bueno en realidad no es que no estaría, es que definitivamente no lo estoy. En todos los puestos e instituciones que controlan. Todos los partidos, todos sin excepción sea cual sea su ideología. Siguen manteniendo una enorme cuota de enchufados. Una especie de nueva burguesía pseudofuncionarial que nos cuestan una pasta y cuyo principal activo es pertenecer al aparato del partido de turno.

Diosa Lobezna dijo...

Las cosas están bastante mal. Una compañera mía estaba trabajando con un contrato de formación (cosa curiosa puesto que ella ya estaba formada, vete a saber los chanchullos que habrá hecho). Una vez pasados los 6 meses mínimos obligatorios, a la puta calle. Lo cojonudo es que ahora a cogido a la hermana para tenerla en prácticas. Es decir, las explota y luego adiós. Para rematar mi compañera enseñó miles de cosas que la jefa desconocía. Así que nada explotada y tirada. Es genial como está el mercado laboral. Ya no importa lo bien que hagas tu trabajo.

pseudosocióloga dijo...

Joerrrrr....

Madame Milagros dijo...

Incomprensible, sí. Anonadados quedaron los despedidos me imagino... de estas cosas solo se aprende que nadie es indispensable, y que cualquier momento te cambian por nada...
Besos y abrazos Jan, nos estamos leyendo.

Mi casa de juguete dijo...

Las cosas están muy mal. A mí me renovaron hasta diciembre, pero pensñe fijísimo que me iba ahora al paro. Al final he tenido suerte ;)

la MaLquEridA dijo...

Todo anda mal y está difícil decirte algo que te anime, ojalá todo se resuelva para bien.


Un abrazo Jan.