jueves, 3 de noviembre de 2011

Ya tengo 43 otoños


Pues sí, amigos, ayer, día dos de Noviembre, día de difuntos, cumplí cuarenta y tres años.

El tiempo estaba inestable, lluvioso, ventoso, sin hacer buen día ni acabar de ponerse malo.

El día fue como el tiempo, variable y voluble, hubo de todo, tiempo para disfrutar, para reír, y también para llorar, por qué no reconocerlo. Me regalaron las botas Fluchos que yo quería, y que puestas en el pie aún están mejor que vistas en el catálogo (que piel tan suave, que suela con cámara de aire sobre la que el pie se desliza más que pisa…), pero, por la tarde, la jornada se torció un poco, acudí a la llamada no diré que desesperada, pero sí triste y preocupada, de un amigo en plena crisis personal, laboral y sentimental, hice lo que pude, más bien poco, que en estas cuestiones aconsejar desde fuera de casi nada sirve, apenas el estar allí y mostrar el mínimo apoyo necesario, y me dejó muy mal sabor de boca pensar que todo en la vida sea tan complicado, que haya tantos y tan impredecibles condicionantes que luego nos hacen triunfar o fracasar en toda clase de relaciones… Sí, sí, lo sé, no es nada nuevo, nada que aún no supiera, pero cada vez que me topo con alguna de estas cosas, me amargo un poco yo solo. Estoy tan convencido de que todo sería mucho más fácil y sencillo si nosotros mismos no nos complicáramos la vida…

Después, por la noche, la cosa mejoró radicalmente. Llevé a Elma a cenar a un local que han abierto en Ronda Universitat, Reina de Corazones. Del sitio no hay nada que destacar, desde luego que no le van a hacer la competencia a El Bulli. Pero seamos justos, la cocina es decente, buena sin estridencias ni experimentos, y sobre todo barata, a ver en cuantos sitios de Barcelona cenan dos personas por veinticinco euros… Lo mejor, con todo, no fue la cena, sino la compañía, la conversación, el modo que tiene Elma de apoyar sin agobiar, de consolar sin compadecer, de explicar su punto de vista, siempre agudo, sin entrar en discusión conmigo pero sin renunciar a hacerme ver lo que ella quiere que vea… En suma, de ser mi ángel.

Cuarenta y tres años. Más de media vida, según el cálculo de la esperanza de vida en España. No creo estar sufriendo ninguna crisis de los cuarenta,  de veras que no. Acepto como normal, con tranquilidad y quizás algo de resignación, el paso del tiempo y sus inevitables consecuencias. Pero ciertamente pienso que los mejores años de mi vida ya los he vivido. El tiempo que me queda tendrá buenos y malos momentos, de todo habrá, pero en general será necesariamente peor que lo que he dejado atrás. Cosas como la juventud, la inocencia, la esperanza, la ilusión del descubrimiento del mundo, las veo ya por el espejo retrovisor. No me quisiera convertir en un viejo cínico y amargado, tampoco es eso, pero mi natural pesimista tiene hoy motivos para desatarse e imaginar futuros cuasi apocalípticos…

La foto que ilustra el artículo, que he elegido por el número cuarenta y tres, procede de la web 8ballcustompaintwork.com, especialistas en pintura y tuneado de motos Harley Davidson, y muestra uno de sus clientes orgulloso de su moto (con motivos para estarlo, qué preciosidad) ante la señal de la Interestatal 43 de los Estados Unidos.

14 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

¡¡¡¡Muchas felicidades!!!! Te queda lo mejor por delante, aunque pienses lo contrario. Estás con Elma, os habéis ido a vivir juntos, no hace falta más para ser realmente feliz. Un besazo.

Lili dijo...

Felicidades!!!! Y estoy con la doctora Anchoa: siempre hay que esperar que lo mejor está por venir :)
Un beso!

la reina del mambo dijo...

Muchas felicidades!!!
Un beso

Babilonio dijo...

Pues muchas felicidades Jan, pero nada de la mitad de la vida, un tercio jajaja

Un abrazo.

Co dijo...

Pues, FELIZ CUMPLEAÑOS JAN! Realmente sos muy jóven asique que crisis ni que crisis. HAy que disfrutar la vida que es linda a pesar de los embates. Festejar que tienes a tu Ángel, que tienes trabajo y salud!

Asique brindo por 43 años más!

Beso transoceánico!

Lakacerola dijo...

Por un momento pensé que el de la moto eras tu. Felicidades pues, somos de la misma quinta.

pseudosocióloga dijo...

Felicidades.
Pues mira, yo, que te llevo ventaja te diré que por fin creo que he encontrado PAZ y eso es algo que con veinte ni te planteas, y además la se apreciar y eso no tienen precio(apreciar y precio en la misma frase queda fatal).
Y disfrutarás de otras cosas, distintas pero no peores.

Condesa Bathory dijo...

Muchas felicidades!! yo por lo que veo creo que estás en una muy buena etapa de tu vida, espero que te dure para siempre ^^

Onara dijo...

Muchísimas felicidades Jan!!! y oye, que no eres tan mayor eeeeh? ;-)

La edad está en la mente, imagino que te sientes así porque has vivido muchísimas cosas, pero es que aun hay muchas cosas más que vivir!, cómo sabes que no serán igual de buenas o mejores?... no se pueden comparar! cada momento de la vida es especial y único, y solo depende de ti que sea de los mejores que hayas vivido.

Un besazo!

Maria dijo...

¡Felicidades!

Besos

PequeñoLins dijo...

Muchas felicidades.......

Misaoshi dijo...

Felicidades Cuarentaytresañero!!!

Y por tus regalos, y por tu cena, y por tu todo. Y 25€ dos personas, ni en un chino últimamente!! Qué cara está la vida.

Un besote y que cumplas muchos más. Las crisis déjaselas al gobierno, los 43 años ahora mismo todavía es ser un joven adulto con experiencia jajajajajaja

Fiebre dijo...

Llego tardísimo..pero tú tampoco eres asiduo.
Así que espero que comprendas que mis deseos para tí son tal y como si ahora mismo fuera la hora que estuvieras naciendo.

Te leo (como no) un punto pesimista, como sueles escribir...pero me niego.
!Esta es la mejor parte de nuestra vida Jan!

Y si yo, que estoy ahora mismo sola, y soy feliz, no concibo que estés al lado de Elma y te quejes.

Mil y un besos como las mil y una noches.

la MaLquEridA dijo...

Felicidades muy atrasadas pero felicidades al fin.

Te felicito doblemente, una por cumplir años y otra por tener a tu lado a Elma.



Un abrazote muy fuerte.