miércoles, 1 de junio de 2011

Una especialidad de mierda

Advertencia Previa: Artículo escatológico. Alérgicos a las heces y excrementos humanos, y almas sensibles en general, mejor abstenerse.

L. trabajó en la empresa hace años, mientras estudiaba Enfermería. Hace poco que ha vuelto, ya como enfermera titulada y con alguna experiencia a sus espaldas, aunque no a mi departamento, que en tiempos fue el suyo, sino a otra área del cada vez más amplio campo de actuación de la compañía. Podía haberse olvidado de los que fuimos sus compañeros, que algún caso de amnesia fulminante hemos conocido, pero L. gusta de compartir con nosotros charla y café en el office. Y., que sabe bastante de su vida en este tiempo que ha estado alejada, le pregunta por su trabajo en cierto gran hospital barcelonés.

-Una mierda, literalmente – responde L. lacónicamente.

Aunque todos nos quedamos mirándola con gesto interrogativo, nadie se decide a formular la pregunta hasta que Y., finalmente rompe el silencio.

-¿Por qué lo dices, porque no te han dado plaza en Urgencias como querías?

L. niega con la cabeza y parece muy disgustada.

-Por eso y porque me mantengan en Digestivo. Podían hacerme rotar por alguna otra especialidad, pero estar fija en Digestivo... Es lo que nadie quiere, está claro. Allí van los que empiezan y tienen que aceptar sin rechistar lo que quieran darles. Me dijeron que sería solo hasta que hubiera plaza en Urgencias, pero pasan los meses y allí sigo, sin que nadie mueva un dedo por mí.

Estudiantes de Enfermería a punto de acabar, A y Am. escuchan muy atentas a L.

-Pero... ¿Tan malo es Digestivo? – Pregunta Am.

L bufa más que suspira, y la mira casi con ternura, como se miraría a una niña pequeña que por ingenuidad preguntara una tontería evidente.

-Malo no, es peor, ya os he dicho que es literalmente una mierda, y no os engaño, Digestivo, para las enfermeras, es la especialidad de las heces. Me paso el día viendo y oliendo heces de todas clases, texturas y colores. Al final desarrollas una paranoia en que las heces te persiguen hasta cuando no estás de servicio, y no es broma, lo hacen. Una noche estaba cenando en mi tiempo de descanso y me vinieron a buscar al comedor “La paciente de la 382 ha hecho de vientre, tendrías que ir a ver que tal...” Imaginaos las putas ganas que tenía de interrumpir mi cena para ir a ver un truñazo... Pero claro, a la fuerza ahorcan...

Tanto A. como Am. la miran boquiabiertas. Sé que L. quiere dar el golpe de gracia a su aserto.

-La otra tarde, un chico, interno en Psiquiatría y con problemas gastrointestinales, que sí, está algo diarreico, pero sobre todo está muy descompensado, se cagó en el suelo, en el mismísimo medio de la habitación. Al acabar, con las manos, a puñados, redecoró las paredes pintándolas de marrón, ya os imagináis. Finalmente, se sacó los electrodos y los clavó en el zurullo que aún quedaba donde había cagado. Pues bien, las enfermeras de Psiquiatría, viendo el panorama, dijeron “Esto no es cosa nuestra, que venga la enfermera de Digestivo...” Y para allá que tuve que irme, como si pudiera yo hacer algo que ellas no sean capaces de hacer...

Interrumpiendo su relato, L mira su reloj de pulsera y da un respingo.

-¡Joder! ¡No me daba cuenta de la hora! Me voy, que llego tarde...

Sin más ceremonia, sale corriendo del office, dejando a sus dos oyentes, A. y Am., totalmente anonadadas. Me río para mis adentros. Parece que esta parte de la enfermería no les gusta tanto como otras. Con toda la sorna, les pregunto:

-Y bien, chicas, con lo que habéis oído ¿Aceptaríais un puesto en Digestivo...?

Ambas dos a la vez, sincronizadas como autómatas, niegan vehementemente con enérgicos movimientos de sus cabezas.

Ax., una enfermera de mi mismo departamento, que ha permanecido algo alejada, en segundo plano, pero que lo ha oído todo, se acerca y mete baza en la conversación.

-No hagáis ni caso, chicas, que esto que ha contado L. es una versión muy parcial. Mierda y restos humanos en general vais a ver sea cual sea la especialidad en la que trabajéis. Además, si es tan malo Digestivo, ¿Por qué no deja su plaza  en el Hospital? Digestivo será una mierda, puede que sí, pero es la mierda que le permite a L. llegar a fin de mes, que total es de lo que se trata...

12 comentarios:

Madame Milagros dijo...

Solo diré que trabajo es trabajo...
Y que Digestivo no es solo heces, también es vómitos, y en algunos casos con sangre... me recordaste un paciente diabético que se descompenso, llego por los vómitos, y él no sabía describirlos, no sabíamos si eran con contenido alimenticio o de tipo bilioso, así que cuando vómito me llamo todo orgulloso y me lo mostro (así ya no quedaría en incógnita el tipo del vómito)... vaya que se tiene ver, oler, sentir de todo en este trabajo...
besos y abrazos Jan, nos estamos leyendo.

Misaoshi dijo...

Bonita frase final. Todos comemos mierda con tal de llevarnos algo a la boca hasta fin de mes.

Condesa Bathory dijo...

Ningún trabajo es ideal, no sé ver mierda no creo que sea más asqueroso que ver una cabeza abierta con medio sesos fuera o cosas así. Yo es que... no sé, es lo que dijo el otro al final: Esa mierda le permite llegar a final de mes.

la reina del mambo dijo...

Enfermería, hospitales y demás es eso y mucho más supongo. Lo digo como paciente.
Un beso

Onara dijo...

Carai... que os ha pasado a Misaoshi y a ti??... vaya par de entradas! fuertecitas eeeh? xDD

Cuando te decides a trabajar en esto, has de ir mentalizado de que verás cosas desagradables... pero no te imaginas cuanto hasta que lo vives...

Yo también lo he vivido como paciente... y por eso admiro tanto a las enfermeras... y por eso decidí que esa seria mi profesión en un futuro breve...

Ptons!

la MaLquEridA dijo...

Para ser enfermera hay que tener vocación de verdad porque sabes todo lo que encontrarás en el camino y lo aceptas aunque te paguen.



Besos Jan.

pseudosocióloga dijo...

Lo de ser aprensivo con la mierda es un tema educacional, de entrada, a ningún niño le da asco hasta que tú se lo inculcas.
La observación de las heces es vital en digestivo.Yo creo, que a veces, el personal no sabe ni lo que quiere ni donde se mete.
Y hay muchas cosas peores.

EriKa dijo...

Trabajar cuidando de otras personas es lo que tiene, depende de donde le toque, verá más o menos.
Quizás la gente idealiza demasiado,en este trabajo como en muchos, tiene que existir la vocación.

Besitos.

Lola dijo...

Uhh que difícil..pero al final de cuentas eso es lo que somos, más mierda que otra cosa. Es la conclusión que se me viene a la mente rapidamente.
Dificil trabajo y muy valorable.

Desde mi realidad dijo...

Todos deberíamos ser conscientes de nuestras posibilidades a la hora de buscar una profesión. Por eso yo me hice funcionaria...

Maria dijo...

En fin... después de haber leído tu post, cada vez que en mi hora de la comida me de trabajo alguno de los jefes, pensaré que podría ser peor, que al menos, en una oficina no ves material de ese tipo!!!

Un abrazo

Gloria C. dijo...

Ay, no se, en todos los trabajos pasan cosas similares, por algo hay quienes dicen que "trabajar es tan maluco que hasta te pagan por ello" jajajajaja, escucho constantemente las quejas de mi hija, que como recordarás es abogada y el trabajo que tiene es su martirio mayor.
He estado ausente, mi compu estuvo fuera de servicio , por casi dos meses, el soporte técnico de Mac en mi ciudad es pésimo, pero ahora estoy de vuelta y dejo para ti mi abrazo más cálido y estrecho.
Tartacha.